El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social / Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad de ASGECO.

El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social / Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad de ASGECO.

¿Qué es el consumo responsable?

Los actuales modelos económicos de producción han influido a la sociedad a la hora de consumir productos y servicios de manera excesiva e innecesaria, lo que repercute en la sostenibilidad medioambiental a nivel global. Un cambio hacía unos hábitos de consumo sostenible es deseable, donde las personas consumidoras puedan ejercer un papel activo por el poder de su compra, y en el que, combinando los actos de consumo con criterios de sostenibilidad, solidaridad y racionalización, contribuya a crear un nuevo modelo de producción.

Los consumidores responsables son más conscientes de su rol activo en la sociedad buscando opciones y alternativas que favorecen la corresponsabilidad con nuestro entorno natural y socioeconómico a través de nuestros hábitos de compra. Estos pequeños actos diarios y cotidianos son fundamentales para conseguir un mundo más justo. Son personas con principios y valores que quieren aplicarlos en todos los aspectos de su vida.

Cada vez, más consumidores se sienten responsables de las consecuencias ecológicas y sociales de sus actos.

 

Consciente de su papel, los consumidores responsables se informan y actúan en conciencia.

Los actuales modelos económicos de producción han influido a la sociedad a la hora de consumir productos y servicios de manera excesiva e innecesaria, lo que repercute en la sostenibilidad medioambiental a nivel global. Un cambio hacía unos hábitos de consumo sostenible es deseable, donde las personas consumidoras puedan ejercer un papel activo por el poder de su compra, y en el que, combinando los actos de consumo con criterios de sostenibilidad, solidaridad y racionalización, contribuya a crear un nuevo modelo de producción.

Los consumidores responsables son más conscientes de su rol activo en la sociedad buscando opciones y alternativas que favorecen la corresponsabilidad con nuestro entorno natural y socioeconómico a través de nuestros hábitos de compra. Estos pequeños actos diarios y cotidianos son fundamentales para conseguir un mundo más justo. Son personas con principios y valores que quieren aplicarlos en todos los aspectos de su vida.

Cada vez, más consumidores se sienten responsables de las consecuencias ecológicas y sociales de sus actos.

 

Consciente de su papel, los consumidores responsables se informan y actúan en conciencia.

¿Qué es el consumo responsable?

Entendemos por consumidores responsables a aquellas personas informadas y conscientes de sus derechos como compradores de productos y servicios que buscan con sus acciones el menor impacto ecológico y un mayor efecto positivo en la sociedad.

En muchos casos, el consumidor no es consciente del gran poder que puede ejercer sobre el mercado. Actuar de forma responsable como agente activo, y no pasivo, puede ser su mejor herramienta.

“La compra responsable tiene como objetivo integrar los aspectos sociales, ambientales y éticos en las decisiones de compra. Al practicar este tipo de compra, los consumidores responsables aportan un valor añadido a su consumo gastando su presupuesto de un modo que proporciona los productos o servicios requeridos al tiempo que contribuye a la protección del medio ambiente como así también al fomento del empleo digno, entre otras cuestiones”

Guía de la Compra Responsable

Los consumidores responsables se apoyan en los siguientes campos:

  • La compra verde pretende reducir el consumo revisando la necesidad de algunas compras.
  • La compra ética tiene en cuenta y respeta las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores.
  • La compra social o solidaria potencia las empresas de economía social y solidaria, como por ejemplo las cooperativas, y el consumo local.

La compra responsable no solo tiene en cuenta la relación calidad-precio sino también fomenta el desarrollo local, la política de precios justos, la protección medioambiental o la defensa de los derechos humanos, entre otras.

Unos consejos:

  • Compre solo lo necesario, hazte una lista y compara las alternativas.
  • Recicla antes que comprar, muchas de las cosas que están para tirar se pueden volver a utilizar de otras maneras y formas (usa tu imaginación).
  • Lea las etiquetas, para saber su composición y origen.
  • Evita los productos desechables, o si no que sean de materiales compostables, biodegradables o, en todo caso, reciclables.
  • Prioriza los envases que pueden ser reutilizados o reciclados.
  • Compra el contenido y no el envase (considera los productos al granel, los envases reutilizables, etc.)
  • Lleva tu propia bolsa.
  • Prefiere productos locales, frescos y de temporada

¿Qué es el consumo responsable?

Entendemos por consumidores responsables a aquellas personas informadas y conscientes de sus derechos como compradores de productos y servicios que buscan con sus acciones el menor impacto ecológico y un mayor efecto positivo en la sociedad.

En muchos casos, el consumidor no es consciente del gran poder que puede ejercer sobre el mercado. Actuar de forma responsable como agente activo, y no pasivo, puede ser su mejor herramienta.

“La compra responsable tiene como objetivo integrar los aspectos sociales, ambientales y éticos en las decisiones de compra. Al practicar este tipo de compra, los consumidores responsables aportan un valor añadido a su consumo gastando su presupuesto de un modo que proporciona los productos o servicios requeridos al tiempo que contribuye a la protección del medio ambiente como así también al fomento del empleo digno, entre otras cuestiones”

Guía de la Compra Responsable

Los consumidores responsables se apoyan en los siguientes campos:

  • La compra verde pretende reducir el consumo revisando la necesidad de algunas compras.
  • La compra ética tiene en cuenta y respeta las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores.
  • La compra social o solidaria potencia las empresas de economía social y solidaria, como por ejemplo las cooperativas, y el consumo local.

La compra responsable no solo tiene en cuenta la relación calidad-precio sino también fomenta el desarrollo local, la política de precios justos, la protección medioambiental o la defensa de los derechos humanos, entre otras.

Unos consejos:

  • Compre solo lo necesario, hazte una lista y compara las alternativas.
  • Recicla antes que comprar, muchas de las cosas que están para tirar se pueden volver a utilizar de otras maneras y formas (usa tu imaginación).
  • Lea las etiquetas, para saber su composición y origen.
  • Evita los productos desechables, o si no que sean de materiales compostables, biodegradables o, en todo caso, reciclables.
  • Prioriza los envases que pueden ser reutilizados o reciclados.
  • Compra el contenido y no el envase (considera los productos al granel, los envases reutilizables, etc.)
  • Lleva tu propia bolsa.
  • Prefiere productos locales, frescos y de temporada
WordPress Image Lightbox Plugin

Pin It on Pinterest